30 de junio de 2010

Placeres inquietantes


Tal es el título de un libro del pedagogo crítico Henry Giroux:  Placeres Inquietantes. Aprendiendo la cultura popular (1996). No pretendo reseñar el libro, sólo citar algunas de los párrafos que me parecieron más esclarecedores para quienes nos considermamos "trabajadores culturales" cómo  él llama a tod@s aquell@s que de una manera u otra aportan a la construcción diaria de la cultura.
Expone que el poder ha desplazado el campo desde la política hacia la cultura y lo hace a través de los medios de comunicación: la propaganda, la televisión, el cine, básicamente desde la apropiación de las "imagenes" para producir y distribuir un discurso de consumo. Por ello analiza desde campañas publicitarias de Benetton hasta las películas producidas por Disney.
Cuando habla de Pedagogía lo hace en estos términos:
" ... quiero definir más concretamente las dimensiones teóricas fundamentales de la pedagógía como política cultural y práctica social. Por supuesto, dado que el sentido y la finalidad mismos de la pedagogía en cuanto significador están sometidos a un continuo debate, es importante subrayar que el concepto de pedagogía debe ser utilizado con mucha cautela. No hay ningún signo absoluto desde el que se pueda definir la pedagogía. Por el contrario la pedagogía se refiere a la producción de conocimiento, textos, deseo e identidad, y a las complejas relaciones existentes entre todo ello..."
"La pedagogía, en su sentido más crítico, ilumina la relación entre conocimiento, autoridad y poder. LLama la atención sobre cuestiones concernientes a quién tiene el control sobre las condiciones para la producción de conocimiento. Además, delimita los modos en que el circuito del poder actúa a través de los diversos procesos con que el conocimiento, las identidades y la autoridad se construyen dentro de conjuntos particulares de relaciones sociales. En este caso, la pedagogía crítica como forma de activismo político se refiere a un intento deliberado por parte de los trabajadores sociales de influir en el modo en que el conocimiento y las subjetividades se producen dentro de relaciones sociales particulares. LLama la atención sobre las formas en que el conocimiento, el poder, el deseo y la experiencia se producen en condiciones específicas y básicas de aprendizaje".
"Lo que estoy sugiriendo es la necesidad de  que los movimientos sociales ylos trabajadores culturales definan de nuevo los parámetros de la realción entre lo político y lo pedagógico y reconozcan la necesidad de producir acercamientos alternativos a la cultura de masas que rompan los intentos dominantes de movilizar la memoria popular..."
"Esto es un llamamiento a una política híbrida".
"Si los trabajadores culturales progresistas quieren tomar en serio dicha política, deben usar la pedagogía como categoría articulardora para desentrañar el modo en que podrían tomar parte activa en las condiciones alternativas de desarrollo para dar a la gente la propiedad sobre el control y la producción de conocimiento y autoridad al servicio de una política democrática radical...".
Pd: Específicamente sobre las campañas publicitarias de Benetton reflexiona que para estos empresarios que buscan imponer el consumo de sus productos una de las estrategias más comunes es imponer una visión hegemónica de los discursos y las interpretaciones, así la publicidad de arriba juega con la maniquea visión de  "lo blanco, rubio, angélico y lo negro demoníaco" salpimentado de un álito infantil  inocente.
Fuente: Giroux, Henry (1996) Placeres inquietantes. Aprendiendo la cultura popular. Paidos educador.Buenos Aires.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...